viernes, 21 de mayo de 2010

PR-TF-35.1 - PINOLERE - LA CALDERA

PR-TF-35.1
PINOLERE - LA CALDERA


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: La Orotava.
COMO LLEGAR: Por la carretera TF-21 que sube al Parque Nacional del Teide desde el municipio de La Orotava, hay un acceso a la izquierda que va hacia el Barrio de Pinolere, entre los kilómetros 8 y 9.
COMIENZO: Plaza Luciano Morales Luis en el centro urbano de Pinolere.
FINAL: Mismo sitio.
DIFICULTAD: Media.
DURACIÓN: 4,30 horas.
LONGITUD: 13 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En algún bar-restaurante de Pinolere; en la Choza de Pedro Gil y en el Parque recreativo de La Caldera.
LUGARES DE INTERÉS: Centro urbano de Pinolere; Museo etnográfico; Paisaje Protegido de La Resbala; Bosque de Fayal-Brezal (Myrica faya y Erica arborea); Casa del Agua; Tramo conjunto con el GR-131 - ETAPA 3 y PR-TF-35; Parque Recreativo de La Caldera; Zona agrícola de Mamio.
VENTAJAS: Recorrido pintoresco por laurisilva. El tramo desde la Choza del Topo hasta la conexión con el PR-TF-35.3 es desconocido y muy solitario.
INCONVENIENTES: Alto desnivel de subida al comienzo de la ruta. La pista que va hacia La Caldera es muy transitada por turistas y visitantes del parque recreativo.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA


DESCRIPCIÓN

Por la Calle Alzados Guanches del Barrio de Pinolere, se llega a la Plaza Luciano Morales Luis, donde está la Ermita de Pinolere y el Museo Etnográfico, uno de los más importantes del archipiélago en cuanto a manifestación de la cultura popular canaria se refiere; bien gestionado por la
Asociación Cultural Pinolere, que organiza todos los años en septiembre la feria de artesanía mas importante de Canarias.


Ermita de Pinolere.

Frente a la plaza encuentro la primera señal del PR-TF-35.1 que me indica que a una distancia de 6,5 Km. está el final del recorrido en La Caldera. Ascendiendo suavemente por la calle, camino junto a la entrada principal del museo etnográfico, para luego encontrarme un brusco desvío a la izquierda después de haber rebasado una pequeña ermita; en el cruce hay una señal indicadora de Paisaje Protegido de la Resbala, un espacio natural que conserva interesantes poblaciones de vegetación endémica y un paisaje rural de gran belleza, que incluye en su interior la Reserva Natural Especial de Pinoleris con interesantes poblaciones de flora rupícola como el Taginaste (Echium giganteum). La calzada pasa a ser por terreno llano, creciendo en los bordes de la vía numerosos Helechos (Diplazium caudatum), va discurriendo entre huertas de cultivo tradicional y casas aisladas; paso de largo un cruce de caminos donde hay una pequeña cruz incrustada en el muro de una huerta; unos minutos después llego a una bifurcación a la derecha cuya señalización me obliga a ascender enérgicamente por una pista de cemento entre grandes ejemplares de Castaños y junto a muros de piedra que delimitan multitud de fincas particulares, formando un paisaje agrícola característico del lugar.



Acceso asfaltado por la zona agrícola.



La pista sigue en fuerte ascenso hasta llegar a un punto donde tomo a la izquierda por terreno llano, lo cual me sirve para respirar un poco de la fuerte subida, aunque mas adelante vuelva a ascender por la pista, esta vez de tierra, entre Helechos (Diplazium caudatum), Palomeras (Senecio heritieri) y grandes Castaños y que termina donde hay un muro de piedra seca en el margen de un pinar, donde otro poste informativo me desvía hacia la derecha por un sendero ancho, en suave pendiente y metido de lleno en un bosque de laurisilva formado mayoritariamente de Fayal-Brezal (Myrica faya y Erica arbórea).

El final de la zona agrícola.

Sendero a través del bosque de larisilva.


Dicha senda discurre circundada por muros de piedra y entre la laurisilva también crecen multitud de Castaños y Pinos Canarios (Pinus canariensis) y un sotobosque de Helechos (Diplazium caudatum) y Gamonas Gamonas (Asphodelus ramosus). Siguiendo la subida encuentro el paso del Canal de Aguamansa que cruza el camino, estrechándose luego el sendero hasta llegar a una pista forestal la cual ignoro y sigo de frente por el evidente camino.



Bosque húmedo de Fayal-Brezal.



Canal de Aguamansa.

El desnivel sigue siendo bastante acusado y el camino se torna bastante encajonado, llegando incluso a pasar de nuevo entre muros de piedra seca e incluso hay tramos salvables por escaleras de piedra; de nuevo cruza la pista forestal, siempre ignorándola, que zigzaguea acompañando al camino y pasando junto a centenarios Castañeros con sus troncos curiosamente entreverados. Hasta aquí he recorrido unos 2 kilómetros y me encuentro en un cruce de caminos, a la derecha desciende hacia Pinolere el PR-TF-35.3 que baja por la vereda Rosa Peña y unos metros mas adelante estoy en el Llano de los Corrales ya dentro de la pista que va hacia La Caldera.




Señalización llegando a la pista forestal
de La Caldera.

Sigo las indicaciones de la señalización hacia la derecha, siendo el recorrido ahora completamente llano entre el pinar, donde crece un precioso y variado sotobosque con especies como el Amagante (Cistus symphytifolius), la Cruzadilla (Hypericum reflexum), la Palomera (Senecio heritieri), Taginastes (Echium virescens), Corazoncillos (Lotus campylocladus), Morgallanas (Ranunculus cortusifolius), etc. Unos ochocientos metros después encuentro la Choza el Topo, una zona de descanso y una pista forestal estrecha que desciende junto a ella hacia La Florida y Pionolere, cruce que elegiré para la vuelta.

Choza del Topo (i); Cruce con el GR-131 (d).

Casa del Agua (i); término de la Ruta del Agua (d).

Continúo mi camino por la pista con paso firme y cómodo, ya que el recorrido no entraña ninguna dificultad, hasta que unos novecientos cincuenta metros después me encuentro con el GR-131 - ETAPA 3 que desciende por el Camino del Topo compartiendo recorrido con el PR-TF-35 que viene desde Aguamansa y sigue por la pista que vengo recorriendo, por lo tanto estos tres caminos comparten travesía hasta el final de mi ruta en La Caldera. Después de unos cuatrocientos metros llego a la Casa del Agua siguiendo el recorrido por la pista e ignorando el PR-TF-35 que se desvía hacia la derecha, así como el PR-TF-35.2 que parte desde la trasera de la Casa del Agua y asciende vertiginosamente por la llamada Ruta del Agua, recorrido de unos 2 kilómetros por la antigua Vereda Casa de Torta. Cien metros después ignoro la llegada de la Ruta del Agua, que desemboca en la misma pista y sigo de frente hacia La Caldera; después de un kilómetro y medio llego a la Choza de Pedro Gil, un área de descanso donde se cruza el Camino de Candelaria que asciende desde Aguamansa hasta la Crucita; novecientos metros me separan por pista llana y ancha de este punto hasta la zona recreativa de La Caldera, donde hay un bar-restaurante y parada de transporte público, es en este lugar donde se termina el PR-TF-35.1, un buen sitio para un descanso y reponer fuerzas para el regreso por el mismo recorrido hasta la Choza del Topo.

Pista forestal hacia La Caldera (i); Camino de Candelaria (d).

Pista forestal con vistas a Los Órganos.

Restaurante en el Parque Recreativo de La Caldera.

Después de una larga pausa, decido hacer la vuelta por la misma pista que me ha traído hasta aquí, desandando el camino, pasando por la Casa del Agua y llegando a la Choza del Topo, donde hay una estrecha pista forestal que va dirección a Montaña de Mamio (1004 m.); desciende suavemente y zigzagueante con firme resbaladizo entre Brezos (Erica arborea) y Pinos Canarios (Pinus canariensis), hasta llegar, unos ochocientos metros después, a un área de descanso en Choza Pérez Ventoso, donde hay una caseta de madera en ruinas.



Por la pista a partir de Choza del Topo.

Ignoro la pista que sigue su curso a la izquierda en fuerte pendiente hasta la zona agrícola de Mamio donde se convierte en una pista asfaltada y sigo hacia la derecha junto a la caseta donde comienza un estrecho sendero que se adentra en la laurisilva y después de llanear un tramo, cruza el pequeño cauce de un barranco para luego ascender en fuerte pendiente por un trayecto algo mas encajonado, pedregoso y zigzagueante que se une en punto determinado al PR-TF-35.3 que comienza en el Llano de los Corrales.


Sendero de conexión con el PR-TF-35.3.

PR-TF-35.3



Pista al final del recorrido.

Llegando de nuevo a la plaza de Pinolere
junto a una de las entradas al Museo Etnográfico.

Sigo a la izquierda por dicho sendero, es el antiguo Camino de Rosa Peña que desciende por firme terroso y superficie ancha, a la derecha encuentro una especie de altar donde hay una pequeña cruz de madera, a partir de aquí la senda se estrecha y desciende con fuerte desnivel hasta encontrarme con una pista forestal, cruzándola sigue la vereda bajando y en unos minutos encuentro que lo atraviesa el Canal de Aguamansa; un poco mas adelante llego a una pista asfaltada, es el antiguo Camino de Mamio que discurre por un entorno agrícola y que termina en la carretera asfaltada del comienzo donde había una cruz insertada en el muro de una finca particular; solo me queda un recorrido urbano hasta la Plaza de Pinolere, punto de partida de la ruta propuesta.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com

SENDERISMO EN CANDELARIA

ITINERARIOS PARA LA OBSERVACIÓN DE
LA NATURALEZA EN CANDELARIA




Ayer se presentó un nuevo proyecto relacionado con la Red de Senderos de Candelaria, unas nuevas guías de interpretación para observar la flora y la fauna existente en los caminos tradicionales del municipio. Una nueva iniciativa que pone a dicho municipio en la élite de la gestión de caminos naturales de la Isla de Tenerife. La presentación estuvo a cargo de la concejala de Medioambiente Dña. Cecilia Otazo González y dos ponentes que expusieron unas charlas muy interesantes; el primero fue Gustavo Peña, que departió sobre el comportamiento y las funciones de un auténtico observador de la naturaleza; el segundo fue Carlos Velázquez García, guía interpretador del Parque Nacional del Teide que nos explicó las características de la flora y fauna del Parque Nacionaldel Teide; todo ello coordinado perfectamente por David García. Al final se entregaron unas autoguías que son muy útiles para interpretar cada sendero que vayamos a visitar.
Una vez mas el municipio de Candelaria da ejemplo y se pone a la cabeza en temas relacionados con el senderismo, ultimamente tan en boga y necesario para el turismo, dando un nuevo aliciente a los que se quieran animar a recorrer dichos caminos, tanto locales como visitantes procedentes de otros municipios.
(C) Francisco Fariña.

martes, 18 de mayo de 2010

LOS PICACHOS - ALTOS DE SANTA ÚRSULA


LOS PICACHOS - ALTOS DE SANTA ÚRSULA

FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Santa Úrsula.
COMO LLEGAR: En la carretera TF-24 dirección al P.N. del Teide, cincuenta metros después del cruce con la TF-523 que va hacia el municipio de Arafo.
COMIENZO: A 50 metros del citado cruce en dirección al Parque Nacional.
FINAL : En el mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: Indeterminada.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Bosque frondoso de Laurisilva y Pinar.
VENTAJAS: Comparte un pequeño tramo con el GR-131; Recorrido por antiguos caminos de peregrinaje que usaban los habitantes de Santa Úrsula conectando con el Camino de los Órganos para descender por La Crucita hasta Candelaria, también con la opción de bajar por Choza de la Loca y por Chivisaya.
INCONVENIENTES: El recorrido está deficientemente señalizado; el regreso por la pista forestal puede ser un poco confuso.
TIPO DE RUTA: Senderismo.

CARTOGRAFÍA

DESCRIPCIÓN

En el cruce de las dos carreteras citadas en la ficha de la ruta y a unos 50 metros dirección al Parque Nacional del Teide hay una referencia que no tiene pérdida para comenzar este precioso sendero: una señal de tráfico indicadora de doble curva peligrosa. Justo al pie de esa señal comienza un evidente y llano sendero que se interna por el pinar en la zona conocida como Los Picachos.



Junto a la señal de tráfico de la TF-24 empieza la ruta.


A la derecha observaremos varios afloramientos rocosos que forman parte de un mismo dique, alguno con forma de monolito, los cuales están rodeados de Codesos de Cumbre (Adenocarpus foliolosus) y Brezos (Erica arborea). El sendero desciende en zigzagueante y suave descenso entre pinar hasta que de pronto se torna en fuerte bajada pasando mas tarde al lado de una pared rocosa en forma de cascada de unos 8 metros de altura; mas adelante se suaviza el desnivel y a los lados del camino emergen grandes rocas pobladas de Bejeques (Grenovia aurea), Helechos (Pteridium aquilinum) y Salvia Blanca (Sideritis oroteneriffae).

Sendero al comienzo de la ruta.



Un bosque de Brezos de gran porte marca el sendero llano hasta encontrarnos a mano izquierda con un calvario donde hay dos pequeñas cruces; un poco mas adelante y al lado contrario, bajo el camino, hay una fuente natural de la cual brota agua en época de fuertes lluvias.

Agradable recorrido por un estrecho y llano sendero.


Seguidamente el sendero va descendiendo por firme compuesto de piedra viva erosionada por el paso del agua, donde en algunas ocasiones puede ser resbaladizo si el firme está mojado; al acabar la bajada tomaremos a la izquierda encontrándonos con el GR-131, por el cual caminaremos un tramo entre Escobones (Chamaecytisus proliferus) de gran porte que nacen entre un auténtico Brezal (Erica arborea) y el bosque de Pino Canario (Pinus canariensis); el sendero discurre llano y bordeado de grandes rocas y después de un agradable caminar llegaremos al cauce del Barranco de las Calderas, una pequeña vertiente que se convertirá mas adelante en un profundo tajo, donde en épocas lluviosas se puede ver un pequeño discurrir de agua.



Llegando al GR-131 (i); recorriendo el GR (d).


Dejaremos el GR-131 en este cruce que sigue llaneando hasta La Orotava por el Camino de los Órganos, para tomar la senda que desciende por la vertiente norte de dicho barranco, hay algunas señales antiguas de color amarillo de “sendero turístico” que nos hemos encontrado hasta aquí y que seguiremos viendo por todo el recorrido.
Pasaremos junto a un ejemplar de Pino Canario formado por un tronco horizontal desde donde curiosamente nacen tres troncos verticales, ese será una buena referencia para ver que seguimos por buen camino. Multitud de Jaras (Cistus monspeliensis) y Brezos (Erica arborea) crecen junto al cauce que va descendiendo, hasta llegar a una zona mas llana donde podemos ver los restos de lo que fueron las paredes de un refugio y que están situados bajo un montículo rocoso.



Cruz en el camino en Los Jacobinos (i).


Señal antigua en un árbol (i);
cabecera del Barranco de Las Calderas (d).


El marcado sendero continúa en constantes y sencillas subidas y bajadas, hasta llegar a una cruz de madera pintada de color verde que está antes de encontrarnos con una pista forestal; una señal de madera en dicha pista indica que estamos en el lugar conocido como Los Jacobinos. Cruzando la pista está el sendero que continúa en suave bajada, pasaremos por el cauce de un pequeño barranquillo y por una zona de rocas, la vegetación consta de Pinar Canario (Pinus canariensis), algún ejemplar de Laurel (Laurus azorica) y sotobosque de Fayal-brezal (Erica arborea y Myrica faya) acompañado de algunos ejemplares de Escobones (Chamaecytisus proliferus). La suave bajada va acompañada en esta ocasión de bellas vistas de la vertiente norte del Barranco de las Calderas con formaciones rocosas comúnmente llamados “órganos”, diques verticales que deben su nombre a la semejanza con los tubos de los antiguos órganos musicales de las iglesias; mas allá de la ladera podemos observar, cuando la vegetación lo permite, la cúspide del Teide y parte del Macizo de Teno.



Sendero junto al Barranco de Las Calderas.




El sendero sigue descendiendo, esta vez por firme duro y desgastado por el uso del camino, hasta desembocar mediante unas escaleras a una nueva pista forestal, es la pista que viene desde La Caldera en Aguamansa y termina en Las Lagunetas; una señal nos indica el límite de la Reserva Natural Especial de Las Palomas, un espacio natural protegido de 584 hectáreas, donde aún hay pequeños reductos de laurisilva que dan morada a las Palomas Rabiche (Columba junionae) y Turqué (Columa bollii). Dejaremos la pista de nuevo y tomaremos el sendero que baja justo al lado de la señal, que nos llevará, en unos cincuenta metros a la Pista Corral Cho Fermín, la cual cruzaremos y seguiremos por otra pista que desciende recta y vertiginosamente hasta encontrarnos de nuevo el sendero. El camino esta hondonado en el terreno y a su alrededor crecen Follaos (Viburnum rigidum), Laureles (Laurus azorica) y Brezos (Erica arborea), junto a algunas especies de setas, que podremos observar en épocas de mucha humedad, como la alucinógena Matamoscas (Amanita muscaria) y la Boletus (suillus granulatus).



El sendero se cruza con la pista forestal Corral Cha Fermín.


Distintas especies de setas crecen en los sitios de mas humedad.


De aquí en adelante la senda discurre en descenso, no tiene pérdida ya que las señales amarillas nos van guiando consecutivamente; nos cruzaremos con la pista forestal unas cuatro veces hasta que el camino se torna muy encajonado, tanto que los terraplenes que lo acotan son de una altura de mas de dos metros, el tipo de vegetación cambia radicalmente encontrándonos con un bello pinar donde crece un sotobosque de Follaos (Viburnum rigidum), Helechos (Pteridium aquilinum) y Brezos (Erica arborea).



El sendero se encajona al final del recorrido.



El sendero acotado por una valla de madera termina de nuevo en la pista forestal donde crecen grandes Acebiños (Ilex canariensis) Fayas (Myrica faya) y Laureles (Laurus azorica). Un poco mas abajo y cruzando la pista, entre el pinar podemos ver el paisaje agrícola del lugar conocido como Los Castaños, un lugar eminentemente agrícola y rural donde crecen centenarios castaños que dan una de las cosechas mas apreciadas de castañas de la isla. De regreso, la pista forestal nos llevará a conectar con la pista principal en Lomo Blas y desde ahí conectaremos con la pista forestal Risco Atravesado que nos dejará, después de una hora y en suave pendiente, justo en el km. 24 de la carretera TF-24, desde ese punto de la carretera hasta el lugar de partida son cuatrocientos metros caminando por el borde de la carretera. La otra opción de regreso sin probabilidad de pérdida es desandar el camino y observarlo en sentido contrario al cual hemos venido.

De regreso por la pista forestal en Lomo Blas.

De regreso.

© Texto y fotografías de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com