lunes, 5 de octubre de 2009

CARRIZAL ALTO - ROQUES DE ABACHE

CARRIZAL ALTO - ROQUES DE ABACHE



FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Buenavista del Norte.
COMO LLEGAR: Por la carretera TF-436 que va de Buenavista del Norte hacia Masca.
COMIENZO: Caserío de los Carrizales.
FINAL : Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 2 horas (i/v)
LONGITUD: 3 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Caserío de Los Carrizales; Sendero con vistas panorámicas hacia Cumbres de Bolico, Barrancos de Juan López y Carrizales así como del Parque Rural de Teno; Casa de Abache con una era.
VENTAJAS: Recorrido corto y sin dificultad.
INCONVENIENTES: Recorrido sin señalizar. Posibilidad de vértigo en las laderas hacia el Barranco de Juan López.
TIPO DE RUTA: Senderismo.




EL PARQUE RURAL DE TENO

El Parque Rural de Teno es un espacio natural situado en el extremo nororiental de la isla de Tenerife que ocupa una superficie de 8.000 hectáreas. Es un macizo montañoso que alberga numerosas masas forestales, mayoritariamente de laurisilva en las cumbres, y que a medida que se acercan al mar se van transformando en profundos barrancos, convirtiéndose allí en grandes acantilados de más de quinientos metros de altura.
Al ser un espacio protegido y expuesto a diferentes tipos de clima, la diversidad biológica es notoria sobre todo en el Monte del Agua, en los altos del municipio de Los Silos, donde se encuentra la mejor representación de vegetales de la laurisilva como los Acebiños (Ilex canariensis), Madroños (Arbutus canariensis) y Fayas (Myrica faya), junto a otras muchas especies animales como por ejemplo las palomas de la laurisilva; la Paloma turqué (Columba bollii) y la Paloma Rabiche (Columba junionae). En cuanto a los barrancos, como el de Masca y Cuevas Negras, albergan gran cantidad de endemismos vegetales dignos de mención como la Malva de Risco (Lavatera phoenicea), Palo de Sangre (Marcetella moquiniana) y Trébol de Risco (Dorycnium broussonetii). También es importante en las zonas costeras grandes extensiones de cardonal-tabaibal formados por Cardones (Euphorbia canariensis) y Tabaibas (Euphorbia balsamifera).



Flora que podemos encontrar en la zona.


Los caseríos en el Parque Rural son numerosos y están formados en su mayoría por un conjunto de casas de arquitectura tradicional canaria alrededor de los lugares mas fértiles para el cultivo tradicional, es el caso de Los Carrizales, formado por dos núcleos diferenciados, El Carrizal Alto y El Carrizal Bajo, situado en la carretera TF-436 que va desde El Palmar hacia Masca, núcleos poblacionales pertenecientes al municipio de Buenavista.



Mapa de situación y de recorrido (i) y Carrizal Alto (d)



DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

El recorrido propuesto comienza en la carretera de acceso a El Carrizal Alto, a unos trescientos metros hay un depósito de agua edificado por el Cabildo; justo debajo de éste parte un sendero visible por todo el borde del Barranco de Las Aneas. Hay dos Palmeras Canarias (Phoenix canariensis) en la cabecera del barranco, así como unas surgencias de agua entre muchas Cañas o Carrizales (de ahí el nombre de este lugar) y numerosos Pencones o Tuneras (Opuntia maxima) bordeando el camino. Es completamente llano y está perfectamente definido, las panorámicas del Caserío de Carrizal Alto son espectaculares, definiéndose perfectamente las pequeñas casitas de piedra y cultivos a su alrededor. Nos vamos acercando entre Piteras (Agave americana) y una ladera completamente cubierta de Retamas (Retama monosperma), a la base de El Roque del Carrizal, formación rocosa volcánica formada por dos roques pegados casi iguales, aunque uno es mas alto que el otro, el camino pasa resguardado por esta impresionante torre.




Subiendo hacia la base del Roque de la Barbita.
Roque de la Barbita

Unos metros mas adelante, a la izquierda, entra un sendero hacia una casita donde hay un abeto, que debemos evitar, ya que va directamente al Barranco de Juan López y nos desviaría del recorrido que nos ocupa. Recorremos una pequeña degollada por un camino perfectamente delimitado en suave ascenso, la vegetación consta mayoritariamente de Tabaibas (Euphorbia atropurpurea) características por su espectacular inflorescencia color rojo-púrpura y alguna Pitera (Agave americana); también podemos ver la Palomera (Senecio tussilaginis), la Morgallana (Ranunculus cortusifolius) y una pequeña flor de la familia de los Lirios de color azul muy espectacular, la Romulea columnae.
Seguimos el recorrido que asciende muy suavemente por el cómodo camino hasta coronar una pequeña elevación desde donde podemos observar la imponente imagen de el Roque de la Barbita, una majestuosa torre de piedra cortada verticalmente por un dique que la divide en dos partes bien diferenciadas, la erosión ha redondeado sus aristas y han hurgado varias cuevas de poca profundidad en sus costados. Podemos observar como el sendero de piedra serpentea por una de sus bases ascendiendo en fuerte pendiente hasta coronar otra atalaya en la base del roque; desde aquí se observan impresionantes panorámicas que nos ofrece este precioso valle, resguardado por las elevaciones del Pico Baracán (1002 m.) al norte, hasta Cruz de Gala (1354 m.) mas al este. Bajo nuestros pies, los caseríos de Carrizal Alto y Carrizal Bajo, entre el Barranco de Las Aneas y el comienzo del Barranco de Carrizales respectivamente. En el Carrizal Alto se distinguen numerosos Pencones o Tuneras (Opuntia maxima), utilizadas para el cultivo de la cochinilla, ya en desuso actualmente. También en las huertas de los alrededores del caserío se plantan actualmente unas de las mejores papas de la isla, sin olvidar las famosas cebollas de los carrizales.





Dique en el camino (i) y el Teide tras el Pico Yeye (d).


La senda en suave ascensión esta resguardada por la ladera que está a nuestra izquierda, por lo tanto la sensación de vértigo se aplaca un poco. Un dique sirve para marcar el camino sobre la piedra hasta llegar a otro mirador natural hacia el Barranco de los Carrizales y a la base de otro gran roque, para dar paso, después de una pequeña bajada, a otra degollada con vistas mas cercanas al caserío del Carrizal Bajo y luego subir por el mismo camino, esta vez empedrado y muy expuesto, de forma zigzagueante, hasta un gran dique de basalto que sobresale del terreno y que está formado por miles de piedras en forma de prisma. Bordeando éste damos paso a coronar la cresta entre los dos barrancos; el de Carrizales y el de Juan López, el cual desde aquí empezamos a ver sus primeras panorámicas, con el Roque de Juan López en primer término y mas allá la cadena montañosa que cierra el Valle de Masca por el este, y mucho mas alejado se distingue la cumbre del Teide y la de Pico Viejo, con restos aún de nieve. Desciende el recorrido esta vez por la degollada con vistas al Barranco de Juan López, entre Retamas (Retama monosperma), alguna Magarza (Argyranthemum foeniculaceum) y la Chajorra de Teno (Sideritis brevicaulis); para luego rodear un risco erosionado y dar paso a una nueva degollada por un camino perfectamente definido que va discurriendo junto a un largo dique. Estos diques se formaron por la acción volcánica al emerger la lava por fisuras del terreno y solidificarse por la acción de cambios bruscos de temperatura y con ello llegar a formar una auténtica muralla de piedra.
Casa de Abache.
El camino da paso a bordear otra vez el Barranco de Carrizales por un sendero bien delimitado entre un muro hasta un mojón hecho de piedras, llegando así por fin a un enorme llanura que se hace impensable después de recorrer tramos de sendero muy expuestos hacia el barranco. El paisaje cambia bruscamente dando paso a un Retamar considerable por donde discurre el camino escondido entre las Retamas (Retama monsperma). Tendremos que ir buscando el tejado de la pequeña casa que se halla en ruinas, hacia el oeste, dejando a la derecha la gran planicie que se va alejando hacia el océano y terminando en un gran acantilado en la Puntilla de los Colorados en la zona de los Acantilados de los Gigantes. Este es un paisaje seco y árido compuesto de una población inmensa de Retamas y Tabaibas (Euphorbia atropurpurea y Euphorbia broussonetii) y en las zonas mas alejadas del acantilado y alrededor de la casa, de Cardones (Euphorbia canariensis).
Casa y Dornajo.

El sendero nos llevará directamente hasta dicha casa, la cual está en estado ruinoso, junto a ella hay una era y un goro (estancia para animales), éste será el final del recorrido, lugar de paisajes abiertos que ofrece esta parte final de la Isla; en el mar se distingue perfectamente la silueta de la Isla de la Gomera y en los alrededores se respira una tranquilidad y un sosiego que se consigue en muy pocos lugares de la isla. Hacia el sur se puede apreciar el fantástico paisaje del Barranco de Juan López y su ladera sur, cuyos riscos caen hacia el cauce desde varios cientos de metros de altura, y siguiendo su cuenca alcanzaremos a ver parte de la Playa de Juan López, una pequeña playa de arena negra que sólo es posible visitarla haciendo el recorrido integral del barranco.
Tierras de Abache.
Al fondo el Teide.
Costa en el Barranco de Juan López.
Si seguimos el camino que sale desde la casa hacia el borde del barranco, donde hay un dornajo antiguo que servía de bebedero de animales, podemos ascender hasta un punto culminante donde hay un mojón de piedra y admirar las maravillosas vistas del barranco y del paisaje que rodea la antigua casa, teniendo cuidado al crestear ya que hay zonas extremadamente expuestas que pueden traer disgustos innecesarios, por lo tanto este final de recorrido lo tenemos que hacer con suma precaución. El regreso lo haremos desandando el camino por los mismos lugares de paso hasta el punto de partida en Carrizal Alto.


De regreso hacia Carrizal Alto.

© Fotografías y texto de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com

No hay comentarios: