jueves, 7 de enero de 2010

PR-LG-17 - DEGOLLADA DE PERAZA-ROQUE DE AGANDO

PR-LG-17
DEGOLLADA DE PERAZA-ROQUE DE AGANDO-DEGOLLADA DE PERAZA



FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: San Sebastián de La Gomera.
COMO LLEGAR: Desde San Sebastián de La Gomera parte la carretera TF-713 que va hacia el Parque Nacional de Garajonay, en el Km. 16 está el Mirador de La Laja en la Degollada de Peraza.
COMIENZO: Mirador de La Laja en la Degollada de Peraza.
FINAL: En el mismo lugar.
DIFICULTAD: Media.
DURACIÓN: 6 horas.
LONGITUD: 9,4 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En el Parque Recreativo de la Ermita de la Virgen de las Nieves.
LUGARES DE INTERÉS: Mirador de La Laja; Caserío de La Laja; Casa del Manco; Monumento Natural de los Roques; Vista del Roque de Ojila, Roque de La Zarzita, Roque de Carmona y Roque de Agando en la Degollada de Los Roques; Ermita de Las Nieves.
VENTAJAS: Ruta circular marcada como PR-LG-17 y GR-131.
INCONVENIENTES: La subida desde La Laja hasta Los Roques es larga.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


CARTOGRAFÍA


MONUMENTO NATURAL DE LOS ROQUES

El Monumento Natural de los Roques es un conjunto de pitones rocosos formados a partir de erupciones volcánicas, reunidos en un corto espacio y formado principalmente por el espectacular Roque de Agando (1251 m.), el Roque de Ojila (1171 m.) y el Roque de la Zarzita (1233 m.), que se encuentra dentro del Parque Nacional de Garajonay y una pequeña parte, concretamente al sur del Roque de Agando, en la Reserva Natural Integral de Benchijigua. Crecen en éste área natural diferentes endemismos vegetales como el Bejeque Gomero (Aeonium gomerense), la Tabaiba Gomera (Euphorbia berthelotii) y la Cerraja Gomera (Sonchus wilpretii), esta última con poblaciones muy escasas junto al Roque de Ojila.


DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

La Degollada de Peraza está entre la Punta de los Campos, un risco que se precipita hacia el Valle de la Laja donde crecen multitud de Palmeras (Phoenix canariensis) y el Risco de la Vegueta, al lado contrario; justo en el centro de estos dos accidentes geográficos está el Mirador de La Laja, un balcón natural con vistas vertiginosas hacia el caserío de La Laja. Por la derecha desciende un precioso sendero empedrado y zigzagueante entre Brezos (Erica arborea), Tabaibas Amarillas (Euphorbia lambii), Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y alguna Pitera (Agave americana) aislada, teniendo inmejorables vistas de la Degollada de la Cumbre, por donde discurre la carretera TF-711 que va hacia Hermigüa; bajo dicha carretera discurre el Barranco de Aguajilva, que no se ve desde aquí y sobre él está el Lomo de la Herradura, el cual lo divisamos frente al camino.



Señalización en el Mirador de La Laja (i),
comienzo del sendero (d).


Descenso por un precioso sendero empedrado.


Sigue descendiendo el precioso camino hasta que en unos veinte minutos pasaremos a observar a lo lejos una bellísima panorámica del Roque de Ojila (1171 m.), uno de los tres roques que conforman el Monumento Natural de los Roques, rodeado de un precioso bosque de laurisilva y pinar canario. El camino discurre ahora cruzando varios barranquillos que nacen en las Cañadas de Peraza y desembocan en el Barranco de la Laja, ahora entre Tabaibas Amarillas (Euphorbia lambii), Pencones (Opuntia maxima) y Jaguarzos (Cistus monspeliensis) y llegaremos a una antigua casa en ruinas rodeada de Piteras (Agave americana) junto a un promontorio rocoso que nos servirá de mirador hacia el Caserío de la Laja y todo el valle de alrededor.


Primeras vistas del Roque de Ojila (i); pasando junto a un antiguo pajar (d).



No para de zigzaguear el discurrir del camino, esta vez para ir a parar al fondo de uno de los barranquillos bajo la Hoya de la Jara, donde podremos apreciar un fenómeno rocoso curioso llamado “disyunción columnar”, rocas en forma de columna en forma de prisma que se deben a fenómenos eruptivos de la antigüedad. Después el sendero llanea y pasa junto a varias Palmeras (Phoenix canariensis) y nos encontraremos con un mojón de piedra con unas señales de madera, el cual nos indica la dirección a seguir, aunque no haya pérdida porque el camino es perfectamente evidente.


Vistas del Roque de Ojila y el de La Zarzita.



Quince minutos después estaremos en el Lomo del Frontón, otro apartadero del camino con un mirador natural hacia el valle, donde veremos cada vez mas cerca el caserío de La Laja. Desde aquí hay unas vistas preciosas del Roque de Ojila (1171 m.) junto al Roque de la Zarzita (1233 m.), otro de los roques del Monumento Natural. A partir de aquí el camino se esconde del valle hacia la Montaña del Morisco y pasa bajo el Cabezo de Andrés Díaz y no tendremos a la vista ni el caserío, ni el valle; desciende en fuerte descenso y con multitud de vueltas al fondo de otro barranquillo y después de un largo tramo paralelo a una de sus vertientes, llegaremos a otra degollada que invita a una larga parada para disfrutar del entorno natural y rural, ya que el caserío está muy cerca, que nos rodea.



El sendero está compuesto por un precioso empedrado.


Vistas del Caserío de La Laja (d).

Ahora entre unas Palmeras (Phoenix canariensis) y algunas huertas de cultivo llegaremos al final del descenso donde hay una señal que nos indica la dirección correcta hacia el Roque de Agando y si queremos, nos podremos acercar al núcleo principal del caserío de La Laja.



Desde aquí podremos desviarnos al núcelo de La Laja.

Si decidimos no bajar al pueblo, seguiremos dirección a Roque de Agando, pasando junto a varias casas en La Longuera en un suave ascenso, preliminar a la dura subida que nos espera hasta llegar a la Degollada de los Roques. Entre Tabaibas Amarillas (Euphorbia lambii), Piteras (Agave americana) y Pencones (Opuntia maxima), vamos ascendiendo por un sendero perfectamente marcado y empedrado, acercándonos al pinar que nos acompañará de aquí en adelante.



Comienzo de la subida hacia el Roque de Agando
dejando atrás La Laja.


La vista del Caserío de La Laja queda detrás y bajo nuestro andar queda la Laja de Arriba, últimas casas de todo el conjunto del pueblo y junto a éste discurre el Barranco de Las Lajas, donde podremos ver el discurrir de un cauce de agua que baña unas huertas colindantes donde hay cultivos de papas y hortalizas. Una pequeña bajada junto a una gran roca nos dejará en el comienzo de una pesada subida entre Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Tabaibas Amarillas (Euphorbia lambii) y Bejequillos Peludos de la Gomera (Aeonium saundersii), dando paso a un tramo del camino donde la estampa de multitud de Eucaliptos (Eucalyptus globulus) completamente secos debido a un voraz incendio en los años 80 es la nota predominante del lugar; el camino ahora zigzaguea por unos escalones entre grandes troncos cortados junto al sendero, incluso teniendo que pasar bajo uno de grandes dimensiones, dando paso a un tramo de la senda recuperado con nuevo empedrado, hasta que nos encontremos un puente de madera que salva un pequeño cauce.



Ascenso por una de las vertientes del Barranco de La Laja.




Aquí el paisaje mas abierto nos ofrece una vista espectacular del Teide, en la Isla de Tenerife, que destaca sobre los riscos de la Degollada de la Cumbre, mas allá del océano que separa ambas islas. Mas arriba cruzaremos otro pequeño puente de madera, haciendo su aparición el característico sotobosque de Brezos (Erica arborea), junto a alguna Faya (Myrica faya) acompañando al pinar. De nuevo otro puente nos da paso a un empinado tramo que se salva mediante algunas escaleras de piedra y empedrado original, hasta llegar a la Degollada del Tanque, donde se alza la Casa del Manco, una antigua casa en ruinas que fue casa forestal en su día. Desde aquí el paisaje es tremendamente impresionante, porque el Roque de Ojila (1171 m.), casi lo podemos tocar con la mano ya que se alza inmediatamente sobre el Barranco de Las Lajas que se precipita hacia La Laja. También el Roque de la Zarzita (1233 m.) y el de Agando (1251 m.) sobresalen del pinar con una majestuosidad descomunal.


Roque de la Zarzita (i);Casa del Manco (d).

El camino se dirige entre Brezos (Erica arborea), Jaguarzos (Cistus monspeliensis), Escobones (Chamaecytisus proliferus) y Fayas (Myrica faya) hacia la Degollada de los Roques, al pie del Roque de Agando (1251 m.) por un sendero recién reformado y en fuerte pendiente unos 900 metros, coincidiendo con la ruta número 13 del Parque Nacional de Garajonay, para dejarnos en el kilómetro 19 de la carretera TF-713 justo en la base de dicho roque.


En la Degollada del Tanque.

El imponente Roque de Agando.
Subida hacia la Degollada de Los Roques.


Señalización del GR-131 en la Degollada de Los Roques.


A partir de aquí el sendero coincide con el GR-131 y tendremos que seguir unos cien metros por la carretera hasta una desviación hacia la izquierda que asciende por la Cruz de las Ánimas por un camino estrecho y con grandes piedras que a veces dificultan el paso; pasaremos por la Degollada Jonda, un claro en el monte, y luego llegaremos a un tramo muy encajonado donde la laurisilva envuelve el sendero convirtiéndolo en una especie de túnel muy frondoso que desciende hasta una pista forestal que pasa por la Ermita de las Nieves, llegando a la trasera de la misma y rodeada de un parque recreativo con mesas de madera, lugares para cocinar y agua potable.


Ermita de Las Nieves.

Por la pista de acceso a la Ermita de Las Nieves.

Últimos 50 metros por la carretera TF-713.


Es un buen lugar para un merecido descanso y después retomar el camino por la pista asfaltada de acceso al parque; esta pista se desvía en la Degollada de Buenavista hacia la izquierda por una pista de tierra que discurre en descenso por un descampado donde se eleva una gran torre de telecomunicaciones, para luego encontrar un camino empedrado que vertiginosamente desciende hasta la carretera TF-713 en el cruce de Playa Santiago, en el kilómetro 16, donde a 50 metros está la Degollada de Peraza, lugar de partida de este magnífico recorrido circular.


© Texto y fotografías de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com

No hay comentarios: