miércoles, 4 de noviembre de 2009

SAN JUAN – ROQUE DEL MAL ABRIGO

SAN JUAN (GÜIMAR) –
ROQUE DEL MAL ABRIGO


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Güimar.
COMO LLEGAR: En la
RUTA DEL AGUA está la descripción general del acceso.
COMIENZO: Plaza de San Juan en Güimar.
FINAL: Piedras del Mal Abrigo.
DIFICULTAD: Media - Alta
DURACIÓN: 6 horas.
LONGITUD: 11,3 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: En alguna arqueta de las galerías.
LUGARES DE INTERÉS: San Juan de Güimar; La Hidro; Fuente, Refugio y Piedras del Mal Abrigo y Pozo de nieve.
VENTAJAS: Grandes panorámicas y camino muy solitario.
INCONVENIENTES: Es un camino antiguo que está abandonado, por lo tanto tiene algunos tramos perdidos donde hay que abrirse paso entre la numerosa vegetación. Por supuesto está sin señalizar y es en continuo ascenso.
TIPO DE RUTA: Senderismo.
DESCRIPCIÓN GEOGRÁFICA
Situación geográfica de la ruta
Gráfico de distancia y altitud
DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Este recorrido es la continuación de la
RUTA DEL AGUA que partiendo del Barrio de San Juan de Güimar termina en la cabecera del Barranco de Badajoz. Es un antiguo camino que unía dicho barrio, que fue sector fundacional de la ciudad, con las altas cumbres de Izaña para aprovechamientos forestales y como comunicación con la parte norte de la Isla, concretamente con la ciudad de La Orotava.
Tanques de agua en la subida (i) y Ladera de Güimar (d)
Fuga de los Cuatro Reales (i) y vistas hacia el Valle de Güimar (d)
A partir de la finalización de dicha ruta, en la degollada de Archeja, donde se encuentran las tanquillas de registro de agua, sigue el estrecho sendero siempre ascendente entre un precioso bosque de Laurisilva compuesto por infinidad de especies vegetales como Madroños (Arbutus canariensis), Acebiños (Ilex canariensis), Brezos (Erica arborea), Fayas (Myrica faya) Laureles (Laurus novocanariensis), entre un sotobosque muy húmedo de Helecheras (Pteridium aquilinum), Campanillas (Canarina canariensis), Chagorros (Sideritis oroteneriffae), etc., que pasa junto a una tubería que a su vez se encuentra sobre un muro de piedras; el camino discurre por la cresta que separa el Barranco del Rinconcito, donde podremos ver la vertiginosa pista de acceso a la Galería de la Paloma y el Barranco del Agua, donde también hay varias galerías de agua como la del Aculadero.
Tubería junto al sendero
Verodes (i y c) y frutos del Madroño (d)
Mas adelante esta tubería desaparece a la derecha por el acantilado y el sendero sigue entre Brezos (Erica arborea) y Pinos (Pinus canariensis), pasando por un tramo donde se pueden apreciar unas vistas espectaculares de la costa de Güimar y sus medianías. Luego aparece otro canal de agua, junto al cada vez mas estrecho sendero cubierto de pinocha y donde crecen Juagarzos (Cistus monspeliensis), y Bejeques (Aeonium arboreum) entre las rocas mas húmedas, este canal pertenece a la galería de Morro Habana que se encuentra en el fondo del Barranco del Rinconcito y que veremos luego hacia la ladera sur en estado de total abandono y con un acceso impracticable.
Sendero cubierto de pinocha.
Otro canal junto al sendero
Mas adelante este canal se pierde hacia la galería por debajo de un promontorio rocoso compuesto de enormes columnas de basalto; enfrente podemos ver el Lomo de los Blanquiales y las enormes paredes que forman la Ladera de Güimar sobre el impracticable Barranco del Rinconcito. Hacia las cumbres de Izaña destaca la Montaña del Cobre (2255 m.) sobre las resbaladeras lisas del Lomo del Retamar y mas a la derecha se vislumbran algunas pequeñas casas pertenecientes al Observatorio Meteorológico de Izaña en la Montaña de Izaña (2382 m.).
Vistas impresionantes del Valle de Güimar.

A partir de aquí el camino casi desaparece por la vegetación, aunque la traza original existe con algún resto de empedrado y muretes que delimitan el recorrido; hay que desenvolverse con cuidado pasando por degolladas y pasos delicados y evitando grandes Escobones (Chamaecytisus proliferus) que literalmente se han “comido” el camino. En un momento dado, cuando se despeja un poco el paso y se vuelve menos vertiginoso, encontraremos un tramo que rodea un afloramiento pétreo y da paso a unas formaciones curiosas al lado del camino compuestas de lajas de piedra que se han caído por efecto de la erosión; unos minutos después hay grandes ejemplares de Escobones (Chamaecytisus proliferus) acompañados de Malpicas (Carlina salicifolia) y Taginastes (Echium virescens) y enseguida encontraremos una antigua Era al lado de varias huertas abancaladas y muy abandonadas.
Barranco del Rinconcito (i) y Barranco del Agua (d)
Un poco mas tarde y siguiendo el ascenso, encontraremos la cabecera del Barranco del Agua, en una zona de firme rocoso, lo cruzaremos y nos incorporamos al pinar siguiendo el trazado del camino que aquí se hace mas evidente, cruzaremos la pista forestal que viene desde las Piedras del Mal Abrigo y seguimos ascendiendo por un pequeño cauce donde podremos ver las primeras Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus). Unas cuantas vueltas después, al encontrarnos con los restos del muro de piedras que fijaba el antiguo camino, entramos en la Hoya del Mal Abrigo, ya con vistas espectaculares hacia la Montaña del Cobre. A partir de este punto iremos buscando como podamos el trazado entre Retamas (Spartocytisus supranubius) y Escobones (Chamaecytisus proliferus) por una zona donde se hace difícil ver el camino original. Llegaremos a la parte mas dura de la ruta, ya que el ascenso por una resbaladera de lava en Lomo de las Arenas, proveniente de las Correderas de Izaña, con un desnivel acusado y con el cansancio acumulado de la continua subida, se hace interminable.

Pista forestal.
Subiendo por el Lomo de Las Arenas.
Mas adelante, después de cruzar un pequeño cauce, pasaremos junto a la Fuente del Mal Abrigo y rodeando dicha cuenca bajo unos diques de roca, encontramos un antiguo pozo de nieve, uno de los pozos de Izaña que recientemente ha sido declarado junto a otros, Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Etnológico "Los Pozos de Nieve de Izaña”; éstos son unas construcciones que antiguamente se hacían para guardar el hielo proveniente del Teide y venderlo en las ciudades, eran unos pozos de planta circular y recubiertos de rocas con una profundidad de unos 8 metros donde se depositaba el hielo. Después de dar un rodeo llegaremos al Refugio de los Guardas, una pequeña edificación construida por el ayuntamiento para refugio de cabreros y guardas del monte, así como a la pista forestal que parte desde el Roque del Mal Abrigo en El Peñón, un apilamiento de rocas que es uno de los lugares característicos del paisaje del Parque Nacional del Teide, ya en el punto kilométrico 35 de la carretera de acceso al mismo, la TF-24, donde daremos por finalizada la ruta.


Llegando a la Fuente de Mal Abrigo.

Desde el interior del Refugio de los Guardas

© Fotos y texto de Francisco Fariña
Francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com

1 comentario:

FMCL dijo...

ESTIMADO
ME SIGUES SORPRENDIENDO CON TU TRABAJO... ANIMO NOS FALTAN PERSONAS COMO TU.

ES UN PLACER LEER Y DESCUBRIR ESTOS LUGARES, HACE MUCHOS AÑOS, QUE HICE ESTA RUTA, PERO TE DIGO QUE EN UNAS SEMANAS LA PATEO.
UN SALUDO.
FRANCISCO M.CANINO LOPEZ