miércoles, 14 de abril de 2010

CIRCULAR DEL CHINYERO

PR-TF-43 (III)
CIRCULAR DEL CHINYERO


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Santiago del Teide.
COMO LLEGAR: Por la carretera TF-38 de acceso al Parque Nacional del Teide desde Chío, entre los kilómetros 14 y 15.
COMIENZO: En una pista forestal junto a Montaña Boca Cangrejo.
FINAL: Mismo sitio.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 3 horas.
LONGITUD: 5,7 Km. sólo la circular; si sumamos la subida a la Montaña Boca Cangrejo (1579 m.) y a la Montaña del Estrecho (1521 m.) tendremos que aumentarle dos kilómetros de más.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Montaña Boca Cangrejo; Montaña del Estrecho y vistas panorámicas desde su cima; Reserva natural Especial del Volcán de Chinyero y su entorno volcánico de alto valor paisajístico.
VENTAJAS: Sendero circular y señalizado como PR-TF-43 que parte desde el pueblo de Garachico, con conexiones con el PR-TF-43.2 y con el PR-TF-43.3.
INCONVENIENTES: Alta insolación en verano.
TIPO DE RUTA: Senderismo.



Panorámica.


CARTOGRAFÍA





DESCRIPCIÓN


Señalización al comienzo de la ruta.


Junto a Montaña Boca Cangrejo (1579 m.), entre los puntos kilométricos 14 y 15 de la carretera TF-38, hay una pista forestal que se adentra en el lugar conocido como Los Poleos, hacia la Reserva Natural especial del Chinyero, como así lo señala una indicación al comienzo del recorrido. Dicha pista está perfectamente delimitada por una fila de piedras que serpentea bajo las faldas de Montaña Boca Cangrejo, y se adentra llaneando en un bosque de Pinos Canarios (Pinus canariensis) hasta que en unos cuatrocientos metros nos encontremos con un claro del bosque y un Pino Monterrey (Pinus radiata) en el centro del mismo.



Sendero perfectamente marcado en todo su recorrido.


Frente a éste e ignorando la pista que sigue hacia la izquierda nos fijaremos en el recorrido perfectamente marcado de la circular del Chinyero, tendremos que tomar hacia la izquierda por dicho sendero junto a una pequeña estación meteorológica compuesta de un pluviómetro y otros medidores, haciendo un recorrido llano que discurre bajo el pinar con un sotobosque de Codesos de Cumbre (Adenocarpus viscosus), Morgallanas (Ranunculus cortusifolius), Corazoncillos (Lotus campylocladus) e incluso Menta (Mentha pulegium). El camino sigue su curso, esta vez rodeando lo que parece ser una antigua era, y unos minutos después cruza la pista de tierra y desciende junto al frente de lava del volcán introduciéndose inmediatamente en la misma lava hasta llegar de nuevo a la pista forestal donde hay una señalización que indica la alternativa PR-TF-43.3 que se dirige hacia Santiago del Teide, pasando antes por el Calvario.


Montaña del Estrecho (d).


Dicha alternativa la ignoraremos y seguiremos por esta vez andando sobre la pista que cruza la lengua de lava que descendió en el momento de la erupción entre la Montaña del Centeno (1483 m.) y la del Estrecho (1521 m.) pudiendo observar grandes bloques y sedimentos correspondientes al material volcánico. Pasada la lengua de lava la pista llanea y va recta bajo la Montaña del Estrecho hasta que en unos trescientos cincuenta metros nos encontremos con la siguiente señalización indicadora de la segunda alternativa de la ruta, el PR-TF-43.2 que se dirige hacia Los Partidos; desviándonos hacia la derecha por unos escalones de piedra, nos dirigiremos hacia el Volcán Chinyero, la ruta propuesta, pero antes de internarnos por las lavas del volcán, nos fijaremos a la izquierda que sube un camino en fuerte ascenso hacia la pista que circunda la Montaña del Estrecho y que llega hasta su cima, en unos minutos estaremos en la cumbre donde hay un refugio que está cerrado, desde aquí tendremos unas vistas magníficas de Montaña Bilma (1373 m.) junto al Llano de los Escobones y mas alejado el Roque de Tarucho (1053 m.) y las Cumbres de Bolico (1176 m.); de regreso por el mismo camino, observaremos la Cumbre del Teide (3715 m.), Pico Viejo (3135 m.) y Volcán Chinyero (1558 m.) con sus correspondientes frentes de lava, un triángulo volcánico de primer orden paisajístico.


Vistas desde la cumbre de Montaña del Estrecho.


Llegaremos de nuevo a la pista forestal, justo donde está la señalización de la alternativa PR-TF-43.2 y subiremos por los escalones de piedra que se meten de lleno en otra lengua de lava diferente a la anterior; el sendero está perfectamente marcado y está formado por un firme pedregoso de color rojizo algo incómodo de caminar ya que la superficie cargada de sedimentos de lava de tamaño mediano le hace tener este pequeño inconveniente.



Camino por el malpaís.



Zigzagueando pasaremos junto a un roque de gran tamaño y después de un brusco descenso llegaremos a un tramo entre pinar que llanea entre Codesos de cumbre (Adenocarpus viscosus) y algún ejemplar aislado de Cardo (Carduus tenuiflorus), para salir de nuevo del pinar donde podremos observar entre algunos Escobones (Chamaecytisus proliferus), diversas grietas y grandes bloques de lava que dejó aquí la erupción, todo ello recorrido por un firme de jable de color ocre que junto al negro de la lava hace que este tramo sea uno de los mas curiosos del recorrido.






De nuevo entramos en el pinar y en unos minutos encontraremos una pista forestal que cruzaremos ignorándola, el sendero se vuelve pedregoso y discurre tanto en tramos de subida como de bajada, en los barranquillos junto al sendero podremos ver multitud de Bejequillos (Aeonium spathulatum) y Menta (Mentha pulegium); unos trescientos cincuenta metros después encontraremos otra pista de tierra donde una señal nos indica el camino a seguir, recorremos unos cien metros mas andando por dicha pista y nos encontramos con un cruce de caminos donde otra señal del PR-TF-43 nos muestra a la izquierda la dirección hacia el parque recreativo de Arenas Negras y Garachico, la pista sigue su curso de frente y nosotros tomaremos a la derecha siguiendo las instrucciones de la señal que nos indica la circular del Chinyero.

Primeras imagenes del Chinyero desde el sendero.



El camino asciende ahora entre pinar y teniendo a nuestra derecha y a lo lejos, la Montaña del Estrecho que se eleva junto al malpaís que hemos venido cruzando, y después de salvar un tramo por unas escaleras de piedra, tendremos a la vista el Chinyero y la cima del Teide. Luego desciende suavemente y va recto hasta encontrarnos un cruce que ignoraremos, desviándonos a la derecha y entrando de lleno en las lavas del Chinyero teniendo unas vistas magníficas del volcán propiamente dicho, del Teide y de Pico Viejo que se elevan sobre un inmenso pinar.


Volcán Chinyero y malpaís.


Seguiremos el sendero perfectamente marcado hasta encontrarnos con una pista muy pedregosa a la derecha que se adentra en el paraje natural y desde donde tendremos las mejores panorámicas del entorno y un lugar perfecto para un pequeño descanso.

Sendero desviándose de la pista.




Mas adelante volveremos al sendero original que sigue su curso junto a la pista forestal, desviándose luego de ésta y ascendiendo entre el pinar por las faldas de Montaña de Abeque (1749 m.) entre Corazoncillos (Lotus campylocladus), Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium), Menta (Mentha pulegium) y Tomillo de Monte (Micromeria hyssopifolia); en un momento determinado encontraremos un espacio amplio con un banco de piedra junto a un pino centenario, sitio ideal con vistas panorámicas del Chinyero, y luego el sendero desciende y zigzaguea para un tiempo después pasar a llanear entre una población muy numerosa de Morgallanas (Ranunculus cortusifolius) junto a algún ejemplar aislado de Magarza (Argyranthemum foeniculaceum).


Senda hacia Montaña Boca Cangrejo con vistas al Chinyero.



Llega un momento en que nos encontraremos un cruce de caminos sin señalizar, siguiendo de frente, la senda se estrecha y va descendiendo poco a poco entre multitud de Corazoncillos (Lotus campylocladus) hacia una degollada donde se alza Montaña de Boca Cangrejo (1579 m.); en su cara norte hay un camino que asciende hacia la cumbre desde la cual podremos observar las diferentes bocas eruptivas de dicho volcán y desde donde las vistas del Chinyero con sus frentes de lava son impresionantes, al igual que el entorno volcánico plagado de conos volcánicos como la Montaña del Cascajo (1763 m.); Montaña de las Cuevitas (1807 m.), Montaña del Centeno (1483 m.), etc., rodeadas todas del impresionante Pinar de Chío.

Ascenso a Boca Cangrejo (i); vistas del punto de partida (d).

Desde Boca Cangrejo vista del Cinyero (i) y del Teide-Pico Viejo (d).


De vuelta al último punto de cruce de sendas, seguiremos por el camino original descendiendo y zigzagueando entre un árido bosque de pinos, donde las Gamonas (Asphodelus ramosus) llaman la atención con sus flores de color blanco. Cuando encontremos varios pinos de grandes dimensiones al lado del camino, estaremos llegando a la pista forestal del principio y en unos quinientos metros nos encontraremos llaneando en el final del recorrido, habiendo hecho así un recorrido circular de gran belleza.



De regreso entre el pinar hacia el punto de partida.


LA RESERVA NATURAL ESPECIAL DEL CHINYERO


Fotografía de la época de varios locales visitando el volcán.


Es un espacio natural de 2379,4 hectáreas de superficie que limita con el Parque Rural de Teno y que es una muestra representativa del vulcanismo mas reciente de la isla de Tenerife, teniendo un alto valor científico para el estudio de las erupciones volcánicas; además es un espacio de agrestes paisajes volcánicos y de gran belleza.
El Chinyero tuvo su erupción el 18 de noviembre de 1909, así lo corroboran las crónicas periodísticas de la época mediante informaciones provenientes de las comunicaciones que hacían los habitantes y autoridades de la zona, como Icod de los Vinos, Garachico y las comarcas del Valle de Santiago, al Gobierno Civil de la Provincia. Éste, alertado por los hechos acaecidos, ordena el envío de barcos de auxilio al Puerto de Garachico con amplias dotaciones de personal de la Cruz Roja, mientras tanto algunas comarcas y caseríos mas próximos al lugar de la erupción como Arguayo y Tamaimo ya han sido evacuados y otras como Santiago del Teide, a modo de último recurso, han sacado en procesión a sus Santos mas devotos para intentar frenar la avalancha de lava incandescente. Precisamente se habla de un hecho milagroso que dice que en la zona alta de Santiago del Teide, concretamente en el Calvario, se pararon las lavas justo donde llevaron en peregrinación a los Santos del pueblo; a partir de ahí todos los años se celebra la conmemoración de este hecho histórico y curioso.
La erupción duró 10 días y comenzó con la formación de un cono volcánico abierto hacia el sur desde el cual surgieron tres brazos de lava, uno de ellos llegó hasta las estribaciones de la Montaña de Bilma, el cual se separó en otras dos lenguas de lava, una de las cuales llegó a Las Manchas y la otra se paró antes de llegar a Santiago del Teide, justo donde se paró una procesión organizada por los habitantes del pueblo. El fenómeno natural estuvo unido a fuertes temblores de tierra, detonaciones y fumarolas incandescentes que fueron vistas desde la vecina Isla de La Palma. Después de este periodo de actividad volcánica tuvieron lugar en 1949 y 1971 en La Palma las últimas erupciones del siglo XX en Canarias.



© Texto y fotografías de Francisco Fariña
Francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com

4 comentarios:

Israel dijo...

Francisco eres un crack!!! Verdaderamente increible tu trabajo. Gracias por compartir con nosotros, sigue así compañero.
Un abrazo
Israel Santos

flacojarjar dijo...

Muchisimas felicidades por el Blog.....nos ha sido de gran ayuda y hemos disfrutado de un dia increible en la naturaleza. El lugar es precioso y muy recomendable para ir con la familia a pasar un dia especial....las vistas del Teide, Pico Viejo y la zona Sur y norte desde lo alto de la montaña del Estrecho son de lo mas bonito que he visto en mucho tiempo, gracias amigo por enseñarnos estas rutas.

Tomy dijo...

Magnifico lo que haces por tu tierra. Una pregunta donde se consigue el mapa con el que describes tus rutas. Muchas gracias por tu trabajo.

Lourdes Fuentes dijo...

Que Pena no ver tu pagina antes de hacer este sendero. Hace dos semanas subimos y lo que nos pareció fácil y sencillo se convirtió en una pesadilla. Caminamos unas 5 horas y gracias a un ciclista que disfrutaba del circuito del CHINYERO nos ayudó a salir y llegar a la carretera donde teníamos el coche. A pesar de señales que indicaba CHINYERO 5,7 no conseguíamos salir
Prácticamente estábamos solos en el monte. No hay ninguna indicación que indique por donde se llega a la carretera. Se hicieron las 16 horas y nos asustamos.
El paisaje es hermoso y la tranquilidad maravillosa. Me gustaría volver pero con un guía.
No me atrevo a volver sin una persona que nos oriente debidamente. El organismo que se ocupa de señalizar los senderos quizás tendría que pasarse y comprobar si son correctas las mismas.