miércoles, 17 de marzo de 2010

MONTAÑA SAMARA

MONTAÑA SAMARA


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Guía de Isora.
COMO LLEGAR: Desde todos los accesos al Parque Nacional del Teide se llega a la carretera de Boca Tauce, la TF-38.
COMIENZO: Mirador de Samara en el Kilómetro 7 de la carretera de Boca Tauce, la TF-38.
FINAL: Mismo lugar.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: Indeterminada.
LONGITUD: Indeterminada.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Montaña Samara (1933 m.), Montaña de la Botija (2073 m.); Montaña Reventada (2235 m.); Recorrido de alto valor vulcanológico y paisajístico.
VENTAJAS: Sendero corto, circular y señalizado dentro del Parque Nacional del Teide como RUTA 13.
INCONVENIENTES: en verano hay mucha incidencia de sol.
TIPO DE RUTA: Travesía de alta montaña.


CARTOGRAFÍA





DESCRIPCIÓN

En el Mirador de Samara, pasando el kilómetro 7 de la carretera de Boca Tauce, la TF- 38, parte la RUTA 13 que llaneando entre un pinar muy escaso y algún ejemplar aislado de Rosalillo de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) entre un mar de sedimentos de color negro (picón), va en dirección a la cima de Montaña Samara (1933 m.).


Carretera TF-38 y el Risco de la Magdalena al fondo.
Comienzo del sendero en la TF-38.

Vistas del Teide y Pico Viejo (d).
El sendero da opción de rodear la montaña o, por el contrario de dirigirnos a la derecha hacia Montaña Reventada (2235 m.), observando al norte la Montaña de la Botija (2073 m.). Nuestro camino sigue ésta última dirección, descendiendo a una degollada desde donde tendremos siempre a la vista PICO VIEJO y la cima del Teide, con Montaña Reventada en primer término. Un poco mas adelante otro pequeño valle nos espera, rodeado de conos volcánicos de menor tamaño por donde serpentea el marcado camino y donde la única vegetación que crece son unos pocos Pinos Canarios (Pinus canariensis) que forman un bosque muy pobre.


Hacia Montaña de la Botija (2073 m.).



El recorrido está marcado con una fila de piedras y de vez en cuando encontraremos la señalización oficial del parque. Pasaremos ahora entre un mar de Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), hasta encontrarnos de repente con un enorme mar de lava negra con un marcado camino que se dirige hacia la cima de Montaña de la Botija (2073 m.); el sendero asciende poco a poco hacia la cumbre, encontrándonos antes una bifurcación hacia la derecha que de momento ignoraremos para seguir de camino a hollar una cima colindante a la de Montaña Botija (20763 m.). El paisaje es fastuoso, característico del Parque Nacional, infinidad de coladas, conos volcánicos, etc., por lo tanto un descanso para observar el espectáculo que nos rodea es fundamental.


Camino hacia la cima de Montaña de la Botija.



Panorámicas desde la cumbre.


De regreso y descendiendo de la cima, llegaremos al cruce que encontramos antes de subir y tomaremos a la izquierda, para descender por un camino zigzagueante, muy agreste y degradado que pasa junto a las espectaculares coladas de Montaña Reventada (2235 m.) que se extienden por un cauce compuesto de grandes bloques de rocas volcánicas; junto al camino crece esporádica la Margarita del Teide (Argyranthemum tenerifae) y el recorrido sigue teniendo la vista impresionante de Montaña Reventada enfrente, esta vez discurre por el borde de un gran frente de avance de una colada volcánica a modo de gran muralla de unos cinco metros de altura perteneciente a Pico Viejo.


Camino después de Montaña de la Botija.




De repente encontraremos que el camino gira bruscamente a la izquierda pasando por el borde de un cono volcánico, dejando detrás una bifurcación que asciende hacia Montaña reventada, la Montaña de la Botija queda también detrás y empieza el suave descenso por la cara sur de dicha Montaña.





Un suave, recto y marcado camino nos lleva en una travesía agradable junto a las faldas de la montaña; mas adelante veremos un frente de lava que se detuvo junto al camino y que está formado por un talud volcánico de grandes piedras. En breves instantes iremos descendiendo suavemente junto a grandes montículos rocosos y encontraremos en el suelo algunas bombas volcánicas de pequeño tamaño, hasta que en un momento determinado la vegetación aparece de nuevo en un pequeño collado en forma de escaso pinar, donde crecen también Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y algunas Margaritas del Teide (Argyranthemum tenerifae).




Después de ignorar un cruce de caminos, pasaremos junto a una pequeña estación meteorológica compuesta por un anemómetro y un pluviómetro y después de llanear unos ochocientos metros entre pinos de pequeño porte llegaremos al punto de partida en el Mirador de Samara.







ALGUNAS NOCIONES VULCANOLÓGICAS

La ruta propuesta es de alto interés vulcanológico ya que hemos observado muchísimas características geomorfológicas relativas a los volcanes; desde la observación de distintos tipos de lavas, como la extensa superficie de la colada lávica de Montaña Reventada que son lavas tipo “aa” muy viscosas que al enfriarse han formado una superficie intransitable llamado malpaís, o las mas fluidas llamadas lavas cordadas como las que bajan desde Pico Viejo. Entre los materiales formados durante la erupción (piroclastos) se ha podido destacar el “lapilli” o comúnmente llamado “picón” que simplemente es lava solidificada en pequeñas piedras que ocupa gran parte del terreno; la “escoria”, de mayor tamaño que el “lapilli” y de forma muy irregular; las bombas volcánicas, piedras de tamaño mediano y de forma redondeada u ovalada que toman esa forma debido al movimiento rotacional de caída y por último las bolas de acreción, que aunque por esta zona no se han visto, si se observan en Montaña Blanca en el lugar conocido como Los Huevos del Teide. Respecto a los edificios volcánicos se han podido destacar en primer lugar el estratovolcán del Teide, edificio volcánico con fuertes pendientes, simétricas y de grandes dimensiones; las bocas secundarias como las de Pico Viejo que lo forma un cráter de 800 m de diámetro a 3100 metros de altitud; los conos de cínder, como Montaña de la Botija, que está formado por acumulación de material durante la erupción y que a veces se desmoronan por su propio peso o bien por la erosión, como es el caso de Montaña Reventada. También hemos observado piedras de obsidiana, vidrio volcánico de color negro brillante que se formaron al solidificarse en contacto con el aire muy frío. Entre Montaña Reventada y Montaña de la Cruz de Tea, a unos 2200 m., se encuentra el complejo de tubos volcánicos de CUEVAS NEGRAS, conjunto de seis cuevas alineadas entre si, pero incomunicadas por acumulación de materiales volcánicos. El tubo mas largo tiene una longitud de 92 metros y el más corto de 48, es de destacar que en una de las cuevas se encontró un esqueleto de un guanche depositado sobre una repisa del interior y que actualmente se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico de Tenerife. Aparte de los tubos volcánicos también se pueden observar “jameos”, que son derrubios del techo de las propias cuevas y “hornitos”, bocas formadas debido a la expulsión de gases y lava. En definitiva, es un recorrido muy educativo y de alto valor paisajístico.





© Texto y fotografías de Francisco Fariña

Francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com


No hay comentarios: