jueves, 28 de enero de 2010

PR-TF-8 CASA FORESTAL-TAGANANA-CASA FORESTAL

PR-TF-8
CASA FORESTAL- TAGANANA-CASA FORESTAL
(POR LA CUMBRECILLA)


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: Santa Cruz de Tenerife.
COMO LLEGAR: Por la TF-12 se llega a la Casa Forestal de la Cruz de Taganana.
COMIENZO: En la Casa Forestal.
FINAL: En la Casa Forestal.
DIFICULTAD: Baja.
DURACIÓN: 6 horas
LONGITUD: Indeterminado.
PROVISIÓN DE AGUA: En la Casa Forestal y a la entrada de Taganana.
LUGARES DE INTERÉS: Casa Forestal; Camino Real de las Vueltas; Barrio de los Naranjos; Barrio de Portugal; Vista del Roque de las Ánimas; Plaza de Nuestra Señora de las Nieves; Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves;
VENTAJAS: Sendero circular señalizado en su primer tramo como PR-TF-8.
INCONVENIENTES: Ninguno.
TIPO DE RUTA: Senderismo.


CARTOGRAFÍA



DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Recorreremos en esta ocasión uno de los caminos reales mas antiguos de la isla de Tenerife, ya que data del siglo XVI, aunque probablemente fuese hecho sobre una antigua senda que los primitivos Guanches habían realizado; es el Camino Real de Las Vueltas.




Comienzo de la ruta en la Casa Forestal.

En la carretera TF-12, e inmediatamente después de cruzar el caserío de Casas de La Cumbre, en al Macizo de Anaga hay una casa forestal en el sitio denominado Cruz de Taganana, de fácil localización ya que está pintada de un color rojo oscuro. Detrás de ella, donde hay un cartel de madera indicador del recorrido y una fuente donde recoger agua fresca, parte un sinuoso y húmedo, así como estrecho sendero en suave ascenso por unas escaleras talladas en el terreno que nos llevarán por un bosque de Tejos (Erica scoparia) y Helecheras, hasta una pequeña cueva horadada cubierta de Hiedra Canaria (Hedera canariensis) que sirve de refugio a caminantes; según la historia, este sitio era lugar de descanso de las personas que venían de Taganana a las ciudades de Santa Cruz y La Laguna, por lo cual era un lugar que bullía vida, ya que allí se reunían mercaderes, carboneras, gangocheras, lecheras y agricultores que aprovechaban la ocasión para vender e intercambiar sus productos. También se decía que era lugar de pernocta de las comitivas fúnebres que iban a enterrar a sus seres queridos en La Laguna.



Escalones tallados antes del refugio junto al camino.

A la derecha de la cueva se adentra entre la Laurisilva el sendero PR-TF-3 que va a Valle Brosque, lo evitamos y seguimos la dirección natural del sendero principal. Inmediatamente nos encontramos a la derecha dos pequeñas pozas de agua que se han llenado de las escorrentías naturales de las pendientes del terreno y que se usaban para dar de beber a los animales de carga. El desnivel es mínimo hasta aquí, aunque unos metros mas adelante se acentúe la bajada, no llegando a ser peligroso en este sentido en ningún tramo del camino, aunque si hay que tener en cuenta que en época de lluvias puede volverse un poco resbaladizo.


Diferentes tramos del sendero de descenso hacia Taganana.



Nos encontramos un mojón de cemento a la izquierda y una entrada que baja hasta la pista forestal de Afur, la ignoramos y seguimos descendiendo por el cada vez mas encajonado camino, el cual está cubierto en algunos tramos por grandes ejemplares de Helecheras que incluso en algunos casos llegan a encontrarse tapando el recorrido, por esta zona podremos observar el empedrado original del sendero. Un poco mas adelante, por una pequeña senda que se desvía del camino principal y donde crecen grandes ejemplares de Laureles (Laurus azorica) y Tiles (Ocotea foetens) llegaremos al Llano de las Vueltas, lugar del bosque amplio y llano y desde donde nos podemos asomar a una pequeña ladera para observar el magnífico paisaje que ofrece la parte Oeste del Macizo de Anaga.
El camino sigue en suave descenso donde cada vez son mas frecuentes los espacios empedrados y las numerosas curvas hacen que creamos en la antigua conjetura de que el sendero tiene tantas como días tiene el año. Siguiendo entre Laurisilva podremos observar como los Bejeques (Aeonium ciliatum) buscan su lugar de supervivencia en las vertientes mas inaccesibles, concretamente en los grandes diques que cortan éste, formando verdaderas poblaciones y creciendo en los sitios mas inverosímiles. También hay Cerrajas (Sonchus acaulis) a los lados del camino y varias especies de hongos que aprovechan la humedad del suelo para crecer y por supuesto la Bicacarera (Canarina canariensis) no falta en este precioso ecosistema, que con su espectacular inflorescencia en forma de pequeña campanilla de color anaranjado se ha transformado en el principal reclamo de este grandioso hábitat.


Bicácaro (Canarina canariensis) (d).

Un poco mas adelante nos encontraremos el Descansadero de Arriba, lugar donde varias piedras de gran tamaño forman parte del terreno y poco a poco notaremos que el bosque va aclarando su vegetación llegando a las primeras tierras de cultivo que suelen estar plantadas de papas y vid; crecen por estos lugares grandes árboles como el Marmulan (Sideroxylon marmulano) y el Laurel. Por los lados del camino discurren varios barranquillos que confluyen en el Barranco de la Iglesia y este a su vez desemboca en la costa de Taganana. Entre los grandes árboles se descubre el grandioso paisaje del Roque de las Ánimas que resguarda al bello pueblo de Taganana; a la izquierda se alza majestuoso el Risco Guayosa, impresionante dique compuesto, formado por miles de rocas superpuestas unas sobre otras y que da la sensación de que ha sido construido por la mano del hombre y detrás nuestro, el frondoso Monte de las Vueltas nos despide dejando atrás su maravilloso encanto; este lugar se denomina Asomada de la Virgen y está formado por un pequeño llano delimitado por troncos clavados en el suelo a modo de mirador.



Vistas de Taganana desde la Asomada de la Virgen.
Llegando a Taganana.
Risco de Guayosa.
Sigue el camino dirección al casco urbano de Taganana; éste se convierte en una senda recién restaurada que pasa por el Barrio de los Naranjos, muy bien cuidada y limpia; varias viviendas se refugian entre grandes Palmeras Canarias (Phoenix canariensis) y algún ejemplar de Drago (Dracaena draco) es visible en los pequeños patios particulares, también hay una fuente donde recoger agua para el regreso. Este sendero nos llevará al Barrio de Portugal, esta vez por una fuerte bajada, entre las casas mas antiguas del pueblo; la arquitectura tradicional canaria es el punto fuerte de este tramo y los paisajes rurales hacia todas direcciones son espectaculares.
Barrio de Portugal, antesala de Taganana.
Vistas del Roque de las Ánimas y el Roque de Enmedio
llegando a Taganana.
Cruzando el barranco, llegaremos por fin al centro urbano donde está la Plaza de Nuestra Señora de las Nieves cubierta por grandes Laureles de Indias y donde se encuentra la Iglesia del mismo nombre y la Ermita de Santa Catalina declarada Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento. La Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves es una de las más antiguas de Canarias (1505) y alberga interesantes obras religiosas como el Tríptico de la Natividad, tabla flamenca del siglo XVI.
Plaza y Ermita de Nuestra Señora de las Nieves.
Para el regreso evitaremos el PR-TF-8 y nos dirigimos por los mismos caminos que nos han traído hasta aquí hasta el cruce que nos indica la dirección a La Cumbrecilla, no sin antes hacer buen acopio de agua en la fuente del Barrio de Portugal.
El camino se torna en esta ocasión en suave ascenso, terminando en una pista empedrada que se distribuye hacia unos terrenos de cultivo en la base del Roque Guayosa; un poco mas adelante, unos escalones nos indican el comienzo de otro estrecho sendero que sube hasta nuestro objetivo entre muchísimas Helecheras, junto a numerosas Magarzas (Argyranthemum frutescens), Cerrajas y Vinagreras (Rumex lunaria).
Dejando Taganana
Sobre nosotros se alzan majestuosos el Roque del Fraile y el Roque de las Monjas, de caprichosas formas y en la cima de un collado, el cual tenemos que atravesar por un sinuoso y ascendente sendero. El mismo nos llevará, rodeado de un ecosistema característico de laurisilva compuesta de ejemplares arbóreos como los Brezos y Laureles y de multitud de arbustos como Cerrajas, Retamas amarillas (Teline canariensis) y la espectacular Palomera (Senecio tussilaginis) de flor malva, entre muchas otras; hasta un pequeño llano que lo atraviesa una pista forestal donde hay varias casas dispersas a las faldas del Roque del Fraile, esto es La Cumbrecilla.
Sendero de subida hacia La Cumbrecilla.

A partir de aquí ya sólo nos queda seguir el sendero que se desvía de la pista, justo en frente de los roques, y subirlo con precaución ya que algunos tramos son muy expuestos. Aprovecharemos los claros del monte para admirar los grandiosos paisajes que nos ofrece la naturaleza; el Valle de Taganana al completo, el Roque de las Ánimas, el Roque de Enmedio, e incluso los Roques de Anaga en el Océano Atlántico. El mismo camino nos llevará hasta la pista forestal de Afur, no sin antes pasar por varios asentamientos habitados. Siguiendo la pista llegaremos al término de ésta donde está la casa forestal, punto de partida de la ruta y por tanto el final del recorrido.



© Fotos y Texto de Francisco Fariña
francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com


2 comentarios:

Creuant Muntanyes dijo...

Hola Francisco! El sábado estaré por la zona y estaba buscando información sobre la ruta que explicas (la PR-TF-8) intentaré hacerla como indicas. Por cierto, muy buenas las indicaciones y la explicación.
Saludos

Anónimo dijo...

Perdón si no hablo bien Español, pero soy francés y hecho lo que puedo. Francisco nos propone aquí un viaje fantástico, un paisaje encantado.
Para más placer, podemos comer en Taganana en un restaurante (detrás de la Iglesia) simple y muy agradable.

Ir a Tenerife sin ver este bosque es como una comida sin postre.

Muchas Gracias Francisco
Fabrice ENON