miércoles, 3 de febrero de 2010

MONTAÑA DE GUAJARA

MONTAÑA DE GUAJARA
(2715 m.)


FICHA DE LA RUTA

TÉRMINO MUNICIPAL: La Orotava y Granadilla.
COMO LLEGAR: Entre el kilómetro 46 y 47 de la carretera TF21 que parte desde La Orotava y termina en Granadilla de Abona está el Parador Nacional del Teide.
COMIENZO: Parador del Teide.
FINAL: Parador del Teide.
DIFICULTAD: Media - Alta.
DURACIÓN: 6 horas.
LONGITUD: 9,2 Km.
PROVISIÓN DE AGUA: No.
LUGARES DE INTERÉS: Parque Nacional del Teide; Parador; Ruta de alto valor paisajístico.
VENTAJAS: Recorrido circular de paisajes impresionantes y señalizada como RUTA 31, RUTA 15, RUTA 5 y RUTA 4 pertenecientes al Parque Nacional del Teide.
INCONVENIENTES: La Altitud y el desnivel.
TIPO DE RUTA: Travesía de alta montaña.


Panorámica desde la Degollada de Guajara.

CARTOGRAFÍA




DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Desde el Parador del Parque Nacional del Teide comienza un sendero recto de firme pedregoso y llano entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) y Hierba Pajonera (Descurainia bourgeauana) que se dirige hacia la pista forestal de Siete Cañadas; después de unos seiscientos metros cruzaremos dicha pista y comenzamos a ascender entre la Montaña de las Piedras y Los Azulejos por un sendero zigzagueante dejando detrás unas fabulosas vistas del Mirador de la Ruleta con el Roque Cinchado y Roques de García que sobresalen espectacularmente del resto del paisaje, dicha subida está señalizada como RUTA 31.

Punto de partida en el Parador (i);
RUTA 31 hacia la Degollada de Ucanca (d).

Los Roques de García junto al Parador.

Por la cara norte de Los Azulejos el firme es arenoso compuesto por vano o jable de color ocre claro. Mas adelante, cuando encontremos un pino muy solitario, comienza la verdadera subida que se dirige hacia las Cumbres de Ucanca por un estrecho y zigzagueante camino muy pedregoso que a veces dificulta mucho el paso. Después de unos quinientos metros de subida considerable superando un desnivel de unos doscientos metros, llegaremos a un corredor bajo una impresionante pared rocosa y sobre una morrena que se precipita por las laderas que acabamos de subir.

En el corredor antes de llegar a la Degollada de Ucanca.


Hay algunas Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius) y un Pino Canario (Pinus canariensis) que crece muy solitario junto al camino. Seguiremos con cuidado a la derecha bajo esta mole rocosa y recorreremos unos doscientos metros hasta encontrar una salida hacia la Degollada de Ucanca donde hay un caos de grandes piedras. Estando en la degollada, tomaremos a la izquierda por un camino poco definido y entre Retamas (Spartocytisus supranubius), Alhelí del Teide (Erysimum scoparium) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus) haciendo un recorrido siempre en ascenso y entre grandes piedras que provienen de los continuos derrubios de las paredes que se alzan frente a nosotros. Otra pared rocosa encontraremos frente al camino impidiendo el paso directo a la cumbre, por lo tanto tomaremos por otro corredor bajo el acantilado hacia la derecha, donde podremos ver algún Cedro Canario (Juniperus cedrus), árbol endémico de la macaronesia en peligro de extinción.

Después de salvar la Degollada de Ucanca.

Unos doscientos metros después encontramos un paso a la izquierda por otra degollada con fuerte inclinación, que tendremos que salvar entre grandes derrumbes y para culminarla, un tramo de fuerte ascenso por un firme muy suelto compuesto de jable blanco que se hace interminable ya que la altitud cada vez es mayor (2600 m.) unido a la dificultad del paso por el firme irregular.
Después del sobreesfuerzo y observando preciosas vistas de la cresta que cierra Las Cañadas del Teide por el sur, con picos como el Sombrero de Chasna (2405 m.), el Risco de la Magdalena, el Sombrerito (2328 m.) y mucho mas al norte los Roques de Chavao (2133 m.), desembocamos en un mar de Retamas (Spartocytisus supranubius) sin dejar el continuo ascenso, esta vez mas suave y donde podremos fijarnos, si tenemos suerte y está en floración, en la Violeta del Teide (Viola cheiranthifolia), endemismo exclusivo que crece solamente a partir de los 2100 metros de altitud llegando incluso a los 3600 metros en la cima del Teide.

Violeta del Teide (i); el sendero de la RUTA 15 (d).

Unos cuatrocientos metros después llegaremos a un cruce de caminos, es la RUTA 15, Alto de Guajara, como así lo indica una señal incrustada en una roca; en apenas cincuenta metros estaremos en la cima de Montaña Guajara a 2715 metros de altitud.

Alto de Guajara.

Hay una edificación rectangular de rocas, dicha construcción se debe a que en el año 1856 recaló en este lugar el astrónomo Charles Piazzi Smyth (1819-1900), precursor de dicha ciencia en Tenerife. Venido de Edimburgo llegó a Tenerife a bordo del buque Titania y junto a su mujer y un buen equipo de ayudantes se instaló en lo alto de Montaña Guajara y vivió allí unos dos meses realizando estudios astronómicos con telescopios facilitados por varios colegas suyos. Se desplazó luego a Altavista, denominado en esa época la Estancia de los Neveros, y montó allí otro telescopio que tuvo que desarmar con ayuda de un relojero del Puerto de la Cruz ya que sus delicadas piezas tenían que ser manipuladas por expertos ópticos y mecánicos, para embalarlo en varias cajas y transportarlo desde el Puerto a lomo de siete caballos hasta el lugar elegido. En Altavista hizo observaciones de la Cueva del Hielo, de la luna, de los planetas, incluso distinguió los anillos de Saturno; todos estos estudios hechos en las cumbres de Tenerife los plasmó en un libro que sería referente de la astronomía mundial de la época. Más tarde, ya en el siglo XX, Jean Mascart visitó expresamente la isla y subió a Montaña Guajara a observar el cometa Halley, maravillado por las condiciones climatológicas del lugar para realizar observaciones, propuso la creación de un observatorio de carácter internacional en Guajara.
La Montaña de Guajara, tercera cumbre de Canarias después del Teide y de Pico Viejo, también tiene una leyenda Guanche; cuentan que desde este magnífico lugar se lanzó al vacío la princesa Guajara, amada de Tinguaro hermano del Mencey Bencomo, Rey del Menceyato de Taoro, después de perderle en la batalla de Aguere frente al conquistador Fernández de Lugo.

En el Alto de Guajara.



Después de disfrutar de una vista inigualable del Teide y de su entorno, iniciamos el camino de bajada por el sendero que está perfectamente marcado y que desciende suavemente y luego bruscamente por firme arenoso entre Retamas del Teide (Spartocytisus supranubius), viendo la impresionante crestería norte del Circo de las Cañadas y sus picos principales como Montaña de Pasajirón (2529 m.), Roque de la Grieta (2575 m.), Montaña de la Angostura (2382 m.) y la Mesa del Obispo. Al fondo del circo podemos distinguir casi en su totalidad la pista de las Siete Cañadas que viene desde El Portillo y termina en Los Azulejos, cerca del Parador, la cual tomaremos al descender desde la Degollada de Guajara.


Descenso hacia la Degollada de Guajara.


Las vistas son impresionantes.



Sendero llegando a la Degollada de Guajara.

El camino es resbaladizo debido al inestable firme formado por lavas sueltas, pasaremos junto a formaciones rocosas que nos sirven de balcón natural hacia Las Cañadas ofreciéndonos unas vistas vertiginosas del lugar. Al llegar a la Degollada de Guajara encontraremos el final de la RUTA 8, EL FILO y el comienzo de la RUTA 5, Degollada de Guajara, ésta nos llevará por un sendero marcado y zigzagueante en fuerte descenso y entre multitud de Retamas (Spartocytisus supranubius), Alhelíes del Teide (Erysimum scoparium) y Rosalillos de Cumbre (Pterocephalus lasiospermus), bajo el impresionante Roque del Agua y formando parte del mítico Camino de Chasna que unía La Orotava con Vilaflor.

Descendiendo desde la degollada de Guajara.
Cañada del Montón de Trigo desde la Degollada de Guajara.

Después de unos 1300 metros de recorrido estaremos en la Cañada del Montón de Trigo, ya en la RUTA 4 de Siete Cañadas y caminaremos por la pista unos cuatrocientos metros hasta la Cañada de la Mareta donde está la conexión de la RUTA 16 del Sanatorio, una vez aquí ignoramos dicho enlace y seguiremos hacia la Cañada del Capricho, distante aproximadamente un kilómetro y medio, donde se alzan enormes paredes que conforman un paraíso para escaladores.
Señalización de la RUTA 5, Degollada de Guajara.

RUTA 4 de Siete Cañadas (i) y señalización de la RUTA 16, El Sanatorio (d).
Llegando al Cañada del Capricho (i); Montaña Guajara (d).
Rebasado el lugar, a unos quinientos metros, encontraremos la desviación a la derecha que nos llevará de nuevo al Parador del Teide por el mismo sendero que tomamos en el punto de partida y por lo tanto es el final de esta sorprendente ruta.

© Texto y fotografías de Francisco Fariña
Francisco_farina@yahoo.es
www.andarines.com

No hay comentarios: